Hay un antes y un después

| 0

Queridísima Johanna: Solamente puedo decirte esto:
Gracias, gracias, gracias, gracias, gracias, gracias, gracias y 7 veces gracias. Mi alma está agradecida, feliz. He recibido tanto. Mi familia ha recibido tanto. Estamos limpios, radiantes y con un futuro super lindo por delante. Este taller ha sido tan bello, más que perfecto, increíble. Hay un antes y un después. Un nuevo nacimiento a otra realidad mucho más hermosa. Los compañeros del taller son nuevos hermanos y la familia crece. Te mando saludos con todo mi amor, besos y abrazos, cosquillas y risas, que nuestras canciones te acunen con su melodía. Hasta siempre.